EL CONSUMO DE CARNES, MARISCOS Y HUEVOS NO COCINADOS PUEDE AUMENTAR EL RIESGO DE ENFERMEDADES TRANSMITIDAS POR LOS ALIMENTOS